Podría decirse que a Uhart, como al Gombrowicz diarista, le atrae "el abismo de la vida ajena".