Joyce, Stanislaus

Mi hermano James Joyce

Prefacio de T. S. Eliot Introducción de Richard Ellmann

  • Colección: Biografías y testimonios
  • Género:
  • ISBN: 987-9396-42-1
  • Páginas: 304

“Este libro único merece ocupar un lugar permanente al lado de las obras de James Joyce” T. S. Elliot “Lo que da a estas páginas una fuerza especial es esa compleja mezcla de frustración, afecto resentimiento y dolor que Stanislaus experimentó en los años en que más cerca estuvo de su hermano.” Richard Ellmann “Mi hermano James Joyce no sólo tiene una estructura narrativa autónoma, sino que respeta con un criterio bastante ortodoxo una de las conquistas más firmes y necesarias de la novela moderna: el punto de vista coherente. (...) El resultado es un libro singular y asombroso, que pueden leer no solamente los lectores devotos de Joyce, sino todo tipo de lector, incluso los que no conocen a Joyce o no gustan de sus obras.” Juan José Saer

Joyce, Stanislaus

Stanislaus Joyce (1884-1955) casi tres años menor que su hermano, siguió el mandato intelectual de James en muchos aspectos, al punto que James cierta vez le sugirió que moderara un tanto su rebeldía contra la iglesia, en interés de la armonía familiar. Mi hermano James Joyce se basa en los minuciosos recuerdos de Stanislaus, apoyados en un diario que llevó fielmente durante toda su vida y donde anotaba las conversaciones entre ambos, las agudas observaciones de James y acontecimientos de la trágica vida familiar. Stanislaus mantuvo el humor y las finanzas de su hermano y le daba ánimo cuando los editores rechazaban sus originales. Su exilio de Irlanda fue mucho mas severo que el de su hermano. Durante cuarenta y nueve años no volvió a entrar en un país de habla inglesa. Al comienzo en Trieste, la Universidad lo ignoró, pero después de un tiempo se convirtió en un profesor conocido y popular. Su oposición al régimen de Mussolini le valió la destitución y la expulsión, en 1936. Tiempo después, gracias a la intervención de un amigo, en Roma, recuperó su posición en Trieste. Los hermanos se encontraron solamente tres veces después de 1920. Estos últimos encuentros fueron dolorosos para el autor de este libro. Sin embargo continuaron escribiéndose y es comprensible que las últimas palabras que James escribió, cinco días antes de su muerte, acaecida en Zurich en 1941, hayan sido para Stanislaus. La noticia de la muerte de James lo afectó físicamente y su salud comenzó a deteriorarse hasta que murió en Trieste, a los sesenta años dejando este libro inconcluso. Hay algo de la casi monumental integridad de Catón en la vida de Stanislaus Joyce. Incapaz de aceptar sino lo honesto, se oponía tanto a las autoridades imperiales como a los fascistas. En su oposición liberal y anticlerical era un demócrata de la escuela de 1848. Luchó también por una mayor libertad individual, intentando tener una personalidad distinta de la de su hermano.
No hay descargas

“Hay una pequeña anécdota que ilumina el espíritu de Mi hermano James Joyce. En uno de los capítulos del libro, Stanislaus Joyce cuenta cómo su hermano VER MÁS

Luis Gusmán
- Clarín -

“Acierta T. S. Eliot cuando en el prefacio de este libro señala que la curiosidad respecto de la vida de un hombre público puede ser útil, inocente o i VER MÁS

Alicia Torres
- Brecha, de Montevideo -

“Alguna vez dijo Chesterton, con punzante veracidad, que los grandes poetas son una bendición para la humanidad y una catástrofe para sus familias. El VER MÁS

Ivonne Bordelois
- La Nación, de Buenos Aires -