Damiani, Marcelo

El oficio de sobrevivir

  • Colección: La lengua
  • Género: Novela
  • ISBN: 987-1156-31-6
  • Páginas: 176

¿Qué relación puede haber entre un ajedrecista obligado a capitanear un equipo de alta competición académica, un profesor de filosofía gobernado por su misteriosa hermana, un escritor bloqueado con problemas existenciales, una traductora traidora con ansias de aventuras, un crítico de cine uruguayo enojado con la vida y una adolescente suicida? Como también sucedía en "El sentido de la vida" (AH, 2001), la anterior novela de Damiani, la mayoría de estos personajes parecen desperdiciar una gran oportunidad para aprender el oficio de sobrevivir.

Damiani, Marcelo

[HTML] Documento sin título Marcelo Damiani nació en la ciudad de Córdoba en 1969, pero en 1981 se mudó a Buenos Aires. Es egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. En 1995 publicó su primera novela: Adiós, Pequeña. También ha colaborado en la revista Espacios, los diarios Clarín y Página/12 de Argentina y El metropolitano de Chile. Sus cuentos han aparecido en la revista Yagrumal de Puerto Rico y Lateral de Barcelona. El sentido de la vida obtuvo el Premio del Fondo Nacional de las Artes en 1998.
No hay descargas

“Había una época en que los escritores no protagonizaban las historias sino que sólo se limitaban a contarlas. Pero esos tiempos gloriosos han quedado VER MÁS

Carlos Schilling
- La Voz del Interior -

“ Esta es una novela recomendable para un determinado tipo de lector: el que disfruta, ante todo, del lucimiento del autor en el manejo de un procedi VER MÁS

Hernán Arias
- Diario Perfil -

“Esta segunda novela de Marcelo Damiani, "El oficio de sobrevivir", afirma una relación de experimentación que une a Damiani con el género. En los seis VER MÁS

Luciano Piazza
- Página/12 -

“A simple vista, “El oficio de sobrevivir” parece una novela de sesgo bizarro, más no bizarro entendido en sus acepciones originarias, las que homologa VER MÁS

Walter Vargas
- La Gaceta -

“El amor incondicional que los argentinos profesan a los laberintos, a ser posible aquellos que garanticen una prolongada estadía en sus pasillos sin h VER MÁS

Ariadna Castellarnau
- Revista Lateral -